Lil ♥





Datos personales

miércoles, 27 de marzo de 2013

Tropezar tres veces con la misma piedra

Por cada dos versos que escribo
nos alejamos unos 100km
-Ni siquiera te dio tiempo a saber que nunca me gustaron las operaciones matemáticas-
y no te voy a calcular los kilómetros que llevamos ya,
los que no podrás volver a pisar
nunca
y espero que no te importe
pero la distancia ocupó unos cuantos metros
y tu indiferencia
y mi insistencia por encontrar algo que tú no guardabas
para mí.
Y el silencio seguía dominándonos
cada día
Y a pesar de ello
yo te hubiese dado a leer
(me)
Pero estás perdido en ti
y me has perdido a mí
y tus ojos y los míos hace tiempo que dejaron de formar líneas rectas.

domingo, 17 de marzo de 2013

Te quedas o te vas

Podría decirte lo días que han pasado,
desde que te metiste aquí.
Joder y que bien lo hiciste
-lo de poner el cartel de sin salida-
lo pegaste aquí a la izquierda,
descuidando que rozara lo importante,
sin prever las consecuencias
de tus no-actos,
como si trataras de tener a alguien,
pendiente de ti
día y noche.
Como si trataras de anteponer
el papel del desinterés
a cualquier otro,
al del interés por ejemplo.
Pero aunque no lo sepas aún,
y no por las oportunidades que di,
a las que fallaste,
todo el mundo sabe mis necesidades de negación rotunda
-muchas veces poco útil-
para detener esta carrera,
de dudas innecesarias.
Aunque descartando la idea de la existencia de una opción anti-orgullo, que no nos vendría mal,
nos, a los dos,
podrías admitir que miraste
con dos copas de más,
o de menos,
-por lo que faltó esa noche-
Nada nos puede salir peor cielo,
pero es por si te quedas.

martes, 5 de marzo de 2013

Como si fueras tú mi precipicio y saltara al vacío si pensarlo dos veces

Miro atrás cuando me entero de que no vas a estar.
Veo a la que lo hacía todo bien,
a la que nada le salía mal.
Y a pesar de que ya formas parte de esta pequeña rutina de pasar y arreglarlo, desaparecer y joderlo, me tendré que ir acostumbrando a tus manías de hacer nada y desordenar todo, sin querer. (Por si piensas pasar mucho más tiempo aquí)

lunes, 4 de marzo de 2013

Solo el cielo sigue en su sitio

Y acabamos acostumbrándonos a nosotros mismos, dejando de lado la precaución de perdernos en otros caminos, en otra gente.
Di puerta a la nostalgia,
pero volvió (con-tigo)
y aquí esta (con-migo) 
recordándome la línea de dos,
la que empezaba por tí (siempre por tí)
y acababa por mí.
Y teniendo presente el triángulo que formaste más tarde sin preguntar,
(te) me has perdido acostumbrándote a tenerme.
Te he guardado los te quieros que me dijiste para que se los des a la nueva y así no perder las manías que me pegaste. (Desde el primer día)

Mis lluvias nunca dejarán de doler

Y cada vez que llueve las nubes se vuelven en contra de estos ojos, y los hacen tan débiles que necesitan llorar al saber que tú no vas a estar ahí para calmarlos aun a sabiendas de que yo estaré para los tuyos, para esos que nunca piden ayuda pero dan las gracias por la preocupación.